Este sitio web utiliza cookies tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, acepta su uso.

La Fertilidad de la Tierra⎢Agricultura ecológica
 
 
 
  cabecera3  

La Fertilidad de la Tierra Nº 85

Número: Verano 2021
Número de páginas: 68
PVP:5,00 €
Notificarme
Descripción

Descubre los bosques de alimentos (Texto y fotografías: Gisela Mir Viader y Mark Biffen)


El modelo de bosques de alimentos y jardines comestibles está muy unido al concepto de la permacultura, a un sistema productivo perenne y polivalente, compuesto de múltiples estratos. En ellos podemos encontrar desde cubresuelos y cultivos bajos a grandes árboles, pasando por arbustos y pequeños frutales, de manera que el aprovechamiento del espacio se multiplica, con el valor añadido de que muchas de estas plantas cubren diversas funciones y son ricas en biodiversidad. La idea es sencilla, pero suele presentar muchos interrogantes y dudas, por eso los autores del libro Bosques y jardines de alimentos que acabamos de editar, con años de práctica en el diseño, la creación y el mantenimiento de bosques comestibles, nos introducen en el tema para empezar a saber de qué se trata y cuáles son sus características, dificultades y ventajas principales

Cuaderno del huerto (Texto y fotografías: CERAI Aragón. Equipo de Dinamización Local Agroecológica)

El huerto en verano. La confirmación de la vida. Conservación de hortalizas. Asociación precolombina.

Cuaderno del vergel (Texto y fotografías: Andreu Vila)

Trabajos de verano. Las hojas al sol y la madera a la sombra. El etileno, invisible pero muy activo. La salud de nuestros árboles. Disminuir la vecería en los frutales para regular la carga productiva.

Entender la biodiversidad para transformar monocultivos: la platanera (Texto y fotografías: Javier López-Cepero y Ana Piedra-Buena Díaz)

La biodiversidad es mucho más que sembrar cuatro flores. Esta palabra debe ir acompañada del adjetivo funcional. Porque no se trata de incorporar especies sin ton ni son alrededor del cultivo principal, sino de “diseñar" de manera que esas especies desempeñen una función en el agrosistema. En el caso de la platanera, es habitual pensar que se trata de un monocultivo, pues imaginamos hectáreas homogéneas de altas plantas herbáceas con grandes hojas verdes. Sin embargo, esa visión no se ajusta a la realidad. Mostramos cómo la platanera manejada con criterios ecológicos es un ejemplo palpable de biodiversidad edáfica y también que está acompañada de muchas especies que potencian toda esa riqueza de vida

Sembrando tempestades (Texto: Gustavo Duch)

La verdura tiene corazón (Texto: Laura Ibarra Telenti)

Saber y Sabor: Biodiversidad, mosaico nutritivo (Texto y fotografía: Ismael Ferrer Pérez)

La buena cocina: Calabacines crudos y refrescantes (Texto y fotografía: Juanma Calero)

Crear sistemas alimentarios justos y ecológicos para 2045 (Texto: Arkaitz Martínez de Albéniz Fotos: CERAI)

Imaginemos un escenario donde las personas que deseamos cuidar el planeta decidimos qué, cómo y cuántos alimentos producimos, fomentando prácticas agroecológicas y creando políticas que palíen el hambre. En el reverso de esa imagen tenemos un mundo donde se suceden las hambrunas y donde la producción y la comercialización de alimentos las dirigen las grandes corporaciones utilizando biotecnología y monopolizando los campos de cultivo con tractores inteligentes y drones. La primera es la apuesta firme que el Panel Internacional de Expertos en Sistemas Alimentarios Sostenibles (IPES-Food) y ETC Group se han marcado en el informe que recientemente han publicado

Calabazas, un cultivo fácil y productivo (Texto y fotografías: Borja Camí)

Cultivar calabazas en ecológico es fácil porque son plantas rústicas y vigorosas, pero veamos sus preferencias y también cómo se ha modernizado el cultivo. Hay un abanico de técnicas: desde la siembra directa para los cultivos tradicionales, hasta el riego por goteo, más intensivo, para variedades nuevas. En asociación con cultivos de estratos más altos, sombrean la tierra de labor y aprovechamos mejor el agua. Eso sí, necesitan calor y una prudente gestión del agua y de sus potentes raíces. Tampoco hay que descuidar el espacio donde conservarlas en invierno: esta última fase es importante, pues requieren un lugar con una óptima ventilación. Con un manejo adecuado, podréis prevenir enfermedades y fisiopatías

Cromatografía, una herramienta para conocer la salud de nuestra tierra (Texto: Arkaitz Martínez de Albéniz)

Escribir en color. Ese es el significado literal de esta hermosa técnica gráfica. La etimología de cromatografía, palabra que proviene del griego chroma (color) y graphos (escribir), describe la esencia de este método de análisis cualitativo: a través de una muestra de tierra, se plasma en un papel y en diferentes tonalidades una información valiosa sobre su salud y sobre la interrelación entre distintos factores que operan en ella y que condicionan su fertilidad. Son las conocidas popularmente como
las 3M: minerales, materia orgánica y microbiología. Al mismo tiempo, mediante un croma se puede tener un registro de los procesos químicos, físicos y biológicos que tienen lugar

Las plantas hablan y la piel escucha (Texto: Álvaro Fernández-Blanco Barreto Fotografías: Jesús Quintano Sánchez)

En los animales, la piel es la vía de comunicación con mayor superficie y número de sensores que interacciona con el ambiente. Protegida por todo tipo de pelajes y plumajes, este órgano sirve de frontera entre el exterior y el interior de cada organismo, y es santo y seña para cada especie y raza. Actúa de vigilante y narrador a la vez. De su lectura y buen análisis podemos obtener información muy valiosa sobre el estado de salud de nuestros animales. Esto nos permitirá seleccionar los tratamientos ideales para protegerlos. Piel y mucosas forman parte de los anejos, a los que vamos a prestar especial atención, pues su cuidado es muy necesario para mantener el rebaño en las mejores condiciones

Los buenos alimentos: La frambuesa, recuperar el sabor original (Texto: Rosa Barasoain; Fotografía: Fernando López)

En mi generación, los niños y niñas todavía podíamos comprar, sin excesivo riesgo para la salud, lo que llamábamos “chuches”, desde chocolatinas a caramelos y regalices, artesanías del azúcar, barquillos, frutos secos, palomitas, encurtidos varios… Ya con nuestros hijos y ante la presión de la bollería industrial tuvimos que empezar a controlar los excesos, y ahora con los nietos compartimos las dudas de muchos padres a la hora de dejar que coman o compren determinados productos de la extensa oferta en colores y sabores químicos, sobre todo por el exceso de aditivos. Por suerte, empieza a emerger una gama de dulces ecológicos, y siempre está la alternativa de hacerlos en casa. Para elaborar postres y golosinas la frambuesa es perfecta. Y el verano es el momento para iniciarse

De la tierra a la mesa. Informaciones del movimiento de agricultura ecológica.

Cesta de la compra

 x 
Carro vacío

BANNER ENVIO GRATIS SUP4 BANNER ENVIO GRATIS INF2

nuevoslibros

SUSCRÍBETE

RECIBE NOTICIAS Y NOVEDADES EDITORIALES

Fases Lunares / El tiempo

       

Calle Santa María, 115. 31272 Artaza (Navarra) Spain - Tel. 948 539216 - Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.     

Aviso legal | Preguntas frecuentes | Contacto